¡El mundo los necesita!

“El éxito no se trata de cuánto dinero ganas, sino de la diferencia que haces en la vida de las personas.”

-Michelle Obama –

Estudié Derecho con la firme intención de aportar un gran valor en la vida de las personas ayudándoles a mejorar su calidad de vida tratando de aligerar las cargas emocionales que implican los procesos judiciales. Durante mis estudios universitarios, y haciendo prácticas en un juzgado penal, descubrí que las víctimas de delitos eran quienes más atención requerían y eran a quienes menos interés se les brindaba, allí comprendí que ese no era el lugar indicado para conseguir lo que quería, y fue a partir de allí donde comencé a buscar la vía idónea para ayudar a las víctimas y, en general, a las personas más vulnerables. Posteriormente, decidí litigar pero descubrí que la burocracia, las formalidades excesivas (y muchas veces innecesarias), me impedía lograr mi objetivo, pues era todavía más complicado lograrlo estando de ese lado del tablero. Y en ese caminar para encontrar la práctica indicada que me llevara a crear un ambiente seguro para las personas, llegué a la intersección de la justicia donde encontré a los Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias, y así, desde hace poco más de 5 años, tomé el tren de la resolución de conflictos pacífica con destino a un mundo de paz (aunque suene a utopía), convirtiéndose la mediación y la justicia restaurativa, la trinchera desde la cual empezaría a marca una diferencia en la vida de las personas, siendo esta mi causa más profunda hasta ahora, mostrar a las personas que la justicia no reside en los Tribunales, sino en el interior de cada ser humano.

Hago hincapié en lo anterior, recordando mis inicios en la mediación y la justicia restaurativa, ya que este fin de semana se llevó a cabo el primer Concurso Estatal en Oaxaca de Mediación y Justicia Restaurativa, en el cual, tuve el privilegio de asesorar (por segunda ocasión) a dos jóvenes increíbles, estudiantes de Derecho, y con un sentido de compromiso elevado con ellas mismas. Son dos mujeres con un espíritu que posee grandes regalos para los demás, y su mayor regalo es entregar su pasión a sus causas personales, y eso es algo que vale más que cualquier primer lugar. 

Lo que más les reconozco a ambas, durante los dos días que duró el concurso, y durante los días y las muchas horas incesantes de prácticas, fue el valor de compromiso que demostraron, lo enorme que han crecido en mediación porque la calidad de profesionalismo que mostraron es digna de llevarlo a la vida real. Me llenan de orgullo lo que han logrado y sobre todo, por lo que me enseñaron en estos días, en lo profesional y en lo humano, porque en cada retroalimentación de las prácticas aprendía cosas nuevas con ellas; me recordaron que aprender es una actividad que no termina con la universidad, me enseñaron durante estos días que el mejor premio no es el primer lugar, porque eso es efímero, sino el tiempo compartido, las risas, los nervios, la felicidad, el apoyo, el compromiso, la disciplina, las reflexiones, la curiosidad de aprender y saber más. Aprender con ellas, me hizo recordar la pasión constante que desde mis inicios he sentido por la mediación, por la perpetua y constante voluntad de seguir aprendiendo y mejorando. 

Con ello, queda demostrado que la idea de la cultura de paz, de los mecanismos de solución de conflictos, de la mediación y la justicia restaurativa, está ganando terreno en nuestro País, aunque lentamente, pues la práctica de estos mecanismos es a paso lento y sigue siendo un reto, pero también, es loable que se incluya, tempranamente, a la comunidad estudiantil, pues de esa manera pueden expresar su simpatía y hacer contribuciones muy grandes para estimular ese desarrollo y formar raíces profundas en ellos sobre la solución pacífica de conflictos.  

A ustedes, Sarahí Reyes y Miyoshi Zaragoza, felicidades no por el primer lugar, sino por la esencia de su corazón cálido y su valentía conmemorable. Admiro sus logros y esfuerzos. ¡El mundo las necesita! El mundo necesita a todos los niños, niñas y jóvenes para crear verdaderos lideres que ayuden a otras personas a mejorar sus vidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: