La horizontalidad de los MASC

“Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto, cambiaron todas las preguntas”

– Mario Benedetti –

Personalmente, desde que inicié mi camino en los Mecanismos Alternativos de Solución de Controversias (en adelante los MASC), entendiendo por estos a la conciliación, mediación y junta restaurativa, he apostado al todo por todo a ellos, y es que, si me preguntan: Josué ¿por qué confías en los MASC? yo respondería simple y llanamente, “porque funcionan”. Contrario a ese punto de vista, me he encontrado con personas, amigos y colegas, que no comparten la misma visión, y esto lo confirmé hace 2 años, aproximadamente, con un amigo de la Universidad y también mi colega, pues también es abogado, que no veía desde hace 8 años. Después de un genuino y afectuoso saludo dentro del recinto de los Juzgados Civiles en la Ciudad de Oaxaca, salieron la típicas preguntas de: ¿Cómo estás?, ¿Cómo te ha ido? y sin obviar las respuestas, nos dispusimos a platicar mientras esperábamos pacientemente a que el actuario me notificara de un acuerdo y él, a que llegara la hora para su audiencia familiar. En ese conversatorio, salió a relucir el tema de los MASC. El debate se intensificó cuando, él un poco escéptico, decía que con los MASC se perdería la naturaleza jurisdiccional del Estado que, básicamente, consiste en que este es el único facultado (soberanamente) para resolver litigios con bases probatorias desahogadas en el desarrollo de un juicio llevado ante tribunales dirigidos por jueces, para, con base en ellos y de acuerdo a su expertis, criterios y conocimientos legales, dictar el fallo para cumplir con su cometido, que es, mantener el orden en la comunidad, hecho que no puede ser trasladado a los particulares. Después de 15 minutos entre argumentos de ambos lados (como juego de ping pong), llegó la hora de retomar nuestras labores dentro del juzgado sin poder concluir ese agradable debate. 

Después de esa anécdota, analicé que si bien es cierto, el Estado cuenta con la soberanía para responder y solucionar los conflictos que surgen entre particulares, más cierto es que, esa solución se desarrolla de manera piramidal, de manera jerarquizada, y con una configuración paternalista, consistente en llevar con la autoridad nuestro conflicto para que sea ‘papá estado’ quien lo resuelva por nosotros. Ahora bien, tomando en cuenta a los MASC, se ha demostrado que son la alternativa más idónea para resolver conflictos de una manera más equilibrada a través de prácticas que convierten a las personas en protagonistas de su propio conflicto, de esa manera, estamos hablando que los MASC, a diferencia de la verticalidad de la función jurisdiccional del estado, ejercen una justicia horizontal, una justicia transversal que incluye a todos los sujetos del conflicto y del Estado. 

Ahora bien, para señalar algunas referencias diferenciadoras entre la función jurisdiccional del Estado y la función restaurativa de los MASC (nos enfocaremos en materia penal ya que es la que actualmente se encuentra regulada por la ley nacional de MASC en materia penal), conviene señalar la similitud que existe entre ambas, y es que en ambas convergen los mismos sujetos: víctima, ofensor, comunidad y estado. Sin embargo, para señalar las diferencias, nos basaremos en los siguientes intereses y sus respectivas respuestas:

FUNCIÓNJURISDICCIONALFUNCIÓNRESTAURATIVA
INTERÉSRESPUESTAINTERÉSRESPUESTA
VÍCTIMA¿Quién recibió el daño?Al final (en sentencia) el Estado dicta el pago de la reparación del daño¿Cuáles son sus necesidades?Seguridad y reparación del daño
OFENSOR¿Quién cometió el daño?Impone una pena o castigo¿Cuáles son sus necesidades?Reintegración y responsabilización
COMUNIDAD¿A quién voy a proteger?El MP es el representante de la sociedad¿Cuáles son sus necesidades?Seguridad y contribuir a reintegrar a la víctima y al ofensor
ESTADO¿Qué fue dañado?Protege bienes jurídicos tutelados.¿Cuál es su intervención?Se respeta su potestad de juzgar la conducta delictiva

Como podemos observar en la tabla, la función restaurativa de los MASC se centra en la satisfacción de las necesidades de las personas, de esa manera, la justicia es vista como una facultad personal de cada ser humano y no del Estado; esto no quiere decir que los MASC pretenden suprimir o dejar a un lado la potestad del Estado de ejercer su función jurisdiccional, sino que, sirve de reforzamiento a este, ya que, lo que los MASC buscan es satisfacer la necesidad de las víctimas por medio de la responsabilización del ofensor y así alcanzar una reparación del daño más centrada en la conciencia, y desarrollada desde el aspecto natural-humano, sin imposición, ni mucho menos ser vista como un castigo. 

A manera de conclusión, la diferencia que existe entre la función jurisdiccional del Estado y la función restaurativa de los MASC, radica en la presencia de los sujetos en función de su intervención, de esa manera, en tanto que en la primera, la justicia se ejerce con base en la verticalidad donde, por jerarquía, se encuentra primero el Estado, después ofensor, y dejando al último a la víctima y a la comunidad; en la segunda todos los sujetos actúan de una manera más equilibrada, horizontal y transversal, convirtiéndose en una justicia más inclusiva, equitativa y respetuosa de los Derechos Humanos de las personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: