Cómo mejorar la comunicación para resolver conflictos

Mejorar la comunicación para resolver conflictos es un sendero profundo y delicado que inicia con la primera caseta de cobro o peaje que es: tu mismo o misma. Así es, si quieres aprender a resolver conflictos con las personas que te rodean primero tienes que aprender a cambiar la comunicación que tienes contigo mismo o misma.

Una luz después del crimen

Vivir la pérdida de un ser amado es el sufrimiento más hondo del ser humano. El vacío que se siente ante la falta de esa persona genera mucha incertidumbre en la vida de las familias. Sin embargo, el evento del “Árbol de los Ángeles” les ayuda a mirar que hay personas dispuestas a ayudarles y, en alguna medida, a transformar sus historias de vida. Que pueden seguir confiando en la humanidad y encontrar el sentido de la vida del familiar que ha partido. Recordarlo de la manera más humana posible y vivir su vida a través de su recuerdo.

El conflicto es ¿destrucción o transformación?

“La materia no se crea ni se destruye, solo se transforma”, de esa manera es como se le conoce a las reacciones químicas que sufre la materia traducidas en cambios físicos y químicos. En realidad no sé absolutamente nada de química, pero me atrevo a señalar dicho principio como una introducción comparativa a un principio (según yo), que tiene que ver con el conflicto (y aquí sí sé algo más o menos), y es que, creo que en tratándose de conflictos personales, el ser humano sí se destruye pero para crear y transformarse.

¿Qué no es la mediación?

Ahora bien, para evitar esas confusiones acerca de lo que en realidad es mediación, abordaré el presente artículo desde la visión de lo que no es mediación. Una lista de falacias, interpretaciones o confusiones que se han difundido de manera equívoca, entre muchas estas son las más comunes. Con el ánimo de cambiar la perspectiva sobre el uso de la mediación, sus beneficios y también sus debilidades.