3 elementos intangibles del acuerdo de mediación

Es la calidad y no la cantidad lo que importa

– Seneca –

Durante los primeros tres años que fui facilitador en la Fiscalía, creí que mi trabajo era ayudar a las personas a resolver sus conflictos. Y sí, en esencia eso es así, sin embargo, va más allá de eso. El verdadero trabajo estriba en ayudar a las personas a tomar acuerdos de manera pacífica y consiente que los lleve a resolver esos conflictos. Y no me refiero al acuerdo escrito que firman al final de la sesión. Y claro que es importante que esos acuerdos se celebren por escrito (por seguridad jurídica de las partes), sin embargo, tomar acuerdos va mucho más allá de un texto plasmado en una hoja. 

He observado en algunos facilitadores/as y centros de justicia alternativa, la creencia errónea de que el celebrar más acuerdos por escrito, los convierte en excelentes facilitadores o facilitadoras. O para el Centro de Justicia Alternativa, los convierte en un órgano especializado eficiente por el número de acuerdos celebrados en determinado tiempo. Pero, la verdadera eficiencia de esos acuerdos la descubrimos en respuesta a las siguientes preguntas: de esos acuerdos celebrados y firmados ¿Cuántos se cumplen? ¿Cuántos no se cumplen? La verdadera eficiencia del facilitador o mediador se medirá atendiendo al número de acuerdos que se cumplan, atendiendo al impacto positivo que haya causado en las personas la mediación y hayan decidido cumplir con los acuerdos en los términos establecidos, sin premura ni requerimiento alguno. 

El problema surge cuando ese acuerdo no es cumplido por alguna de las partes. Y eso se debe a que, en algunas ocasiones, no se lleva a cabo el proceso de mediación con todas sus etapas como debe de ser. En otras, por causas inherentes a la persona obligada, ya sea porque no tenía la intención de cumplir o, por que sus circunstancias han cambiado y eso le impide el cumplimiento.  Cualquiera que sea la causa del incumplimiento, he estado analizando las verdaderas razones por las que una persona no cumple con los acuerdos celebrados en sus términos y descubrí que la razón es porque carecen de los siguientes tres elementos. Entendiendo a contrario sensu, estos elementos deben formar parte intangible del acuerdo celebrado. 

VOLUNTAD

La voluntad guarda una estrecha relación con la ética. Y, ¿Qué entendemos por ética? El estudio de la conducta humana. Lo bueno y lo malo. Trasladando ese significado al acuerdo de mediación, puedo asegurar que el cumplimiento o incumplimiento del acuerdo va a depender mucho de la intención que tenga la persona durante el proceso de mediación hasta la etapa del seguimiento del acuerdo. Como mediador/a o facilitador/a, debes analizar a detalle el conflicto antes de llevar a cabo la primera sesión. Y aquí surge la importancia de llevar a cabo sesiones previas con las partes pues en un grado de probabilidad, podrás determinar si las personas tienen la intención de cumplir, o no, con el acuerdo. O saber hasta qué grado de compromiso está dispuesta a sujetarse para el cumplimiento. Ahora, si en el análisis determinamos que existe mayor probabilidad de que no cumpla, no des por sentado esa corazonada. Esa corazonada deberás mirarla como una hipótesis que posteriormente deberás confirmar o desechar. Al menos tienes ya una ventaja, sabrás como abordar la situación en la sesión conjunta. En ese sentido, diré que la voluntad es “el querer” hacer las cosas bien, y la voluntariedad es la manifestación de ese querer que se da cuando el acuerdo ya ha sido cumplido en sus términos. 

EQUIDAD

Otra de las causas por la cual el acuerdo de mediación no se cumple, es por la inequidad que existe entre las obligaciones de las partes. Si una de las personas tiene el sentimiento de que el acuerdo es desproporcional perjudicando a él, lo más probable es que ese acuerdo no se cumpla. Todos queremos ser tomados en cuenta. Todos queremos que nos validen nuestros pensamientos, sentimientos y no tengamos el sentimiento de que no fuimos escuchados. Las emociones que surgen ante un trato desigual pueden influir en que el conflicto pueda permanecer estacionario y crear futuros conflictos a causa de ello. Es imprescindible que el mediador/a, tengan mucho cuidado en que los acuerdos tomados sean totalmente equitativos. Para que esa equidad pueda reflejarse en los acuerdos, debe estar presente en todo momento la imparcialidad del mediador/a, y la imparcialidad no es más que analizar y evaluar la situación con objetividad, sin prejuicios y brindando a las partes un proceso justo donde puedan expresarse, escuchar y proponer soluciones. Si quieres saber más acerca de la imparcialidad lee mi artículo de la semana pasada sobre como desarrollar la imparcialidad.

Cómo desarrollar la imparcialidad

COMPROMISO

Creo que este elemento es el más marcado en el incumplimiento de los acuerdos. Tomando en cuenta la voluntad que mencionaba al inicio, de ahí partimos para determinar si la persona obligada tiene el firme compromiso de cumplir el acuerdo en sus términos. Por ello, es importante que el mediador sea imparcial y equitativo en su actuar para que las personas puedan confiar en él y de esa manera se comprometan a cumplir el acuerdo. El compromiso va más allá de la obligación. Sí, lo sé. Por un lado, es una obligación de las partes cumplir el acuerdo en sus términos, sin embargo, es importante señalar que muchas veces el sentido que le damos a las palabras influye mucho en nuestras acciones. Por esa razón, desde mi punto de vista, es mejor comunicar a las personas que al firmar el acuerdo adquieren el compromiso de cumplir con el mismo. Un compromiso que ellos mismos han aceptado y lo han hecho parte de sí al momento de firmar el acuerdo, pues ha sido un trabajo en conjunto. En lugar de decirles que tienen la obligación, ya que la obligación suena a imposición y el compromiso a invitación y, ¿Quién puede resistirse a una invitación? 

Conclusiones

Bueno, como podemos observar, la celebración del acuerdo de mediación no es simplemente llevar a una hoja de papel los acuerdos de las partes. Es importante que para llegar al cumplimiento satisfactorio deban observarse en todo momento el cumplimiento de estos tres elementos, la voluntad, la equidad acompañada de la imparcialidad y el compromiso a la hora de firmar. Y tomar en cuenta, siempre, que la calidad vale más que la cantidad. Y que la eficiencia de los acuerdos no es lo mismo que los números de la institución.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: