Sobre la verdad e integridad en la justicia

La justicia no la brinda el estado. No la conseguimos de mano propia. La justicia la otorga el mismo ser humano para la otredad sobre el respeto a la integridad humana. Y la manera en cómo podemos conseguir el respeto a la integridad de las personas es mirándonos como iguales; refiriéndome a una igualdad como seres humanos, no como hombres y mujeres, sino como género humano simplemente.