Mañana es distinto


La persona que no cambia de pensamientos constantemente, atenta contra su propia naturaleza

Photo by Drew Rae on Pexels.com

Anoche tuve un sueño donde ya no estabas, y no porque hayas dejado de existir, sino porque habías caminado hacia adelante, más lejos de mi. Mirabas hacia atrás como para saber si  yo seguía ahí, y yo te miraba de lejos pensando que no te alcanzaría simplemente porque no tiene mucho sentido coincidir. 

Ahora te ves mejor que antes. A pesar de la distancia, una sonrisa se dibuja en tu rostro y nos saludamos con un aplauso en alto que resuena en todos los aires. 

Han pasado diez años y te sigo recordando con nostalgia y alegría. Sigo cuidando de ti como mi padre cuida de su padre. Es bonito ver cómo el ser humano cuida de su semejante cuando sabe que puede quebrarse en el cuerpo o en el alma al caminar. 

Anoche tuve un sueño donde sí estabas. Te recuerdo a diario como el sol recuerda salir a diario. La construcción material de nuestros sueños resplandecen en un finito sentir de quimeras que vuelan en el tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: