¿Quién soy?

Josué Ferrer Rodríguez

Soy abogado por elección pero mediador por vocación. Estudié la Licenciatura en Derecho en la Universidad Regional del Sureste en mi estado natal, Oaxaca. Cuando cursaba el 5º semestre de la licenciatura, comencé a interesarme más por temas relacionados con la protección de Derechos Humanos, de las víctimas de delitos, de personas que sufren agresiones, de cualquier naturaleza y, aunado a eso, el Derecho me hizo ver que el valor humano más intrínseco en las personas es el respeto, por ello, decidí ser mediador ya que, a mi consideración, es una ciencia de estudio que abarca lo más posible la protección a los Derechos Humanos, así como principios y valores con los que nacemos pero nos cuesta trabajo desarrollarlos a lo largo de nuestra vida.

Hace 5 años, en el 2015 para ser exacto, tuve la oportunidad de elegir entre dos ofertas de trabajo que tenía en ese momento; la primera, era una materia que no conocía para nada, sin embargo, la segunda opción, era una materia que si bien es cierto todavía no la conocía de fondo, decidí aceptarla por la pasión que sentía de empezar a prepararme profesionalmente en esa área, pues meses atrás al pisar por primera vez el Centro de Justicia Alternativa de la Fiscalía General del Estado de Oaxaca, como un usuario pues anteriormente era abogado litigante, tuve la sensación de pertenecer a ese lugar, la energía era tan agradable que inmediatamente me sentí atraído por estar allí. A partir de ese momento, inició mi enorme pasión por la mediación y la justicia restaurativa.

Durante 3 años trabajé en el Centro de Justicia Alternativa del Estado de Oaxaca como Facilitador certificado en materia penal, y fue una de las experiencias más agradables que he tenido en mi vida, pues cuando encuentras algo que te apasiona demasiado, descubres el propósito de tu vida, que para mi siempre ha sido ayudar a las personas a mejorar sus vidas a través de la solución de sus conflictos. Durante ese tiempo, conocí a muchas personas con las que comparto la misma pasión, los mismos objetivos, mismos valores y visiones, que nos llevaron a formar una increíble familia de trabajo que se llama Instituto Internacional Crecer con Justicia, familia que hasta el día de hoy colaboramos de una manera increíble para fomentar la cultura de paz, del diálogo, justicia restaurativa, mediación y otros temas relativos, tratando de crear paradigmas nuevos en las personas basados en la inclusión humana, desde la preparación y capacitación a personas facilitadoras del sector público, hasta la ayuda a personas para solucionar conflictos personales y/o sociales.

Es por ello, que esta vez he decidido crear mi marca personal manteniendo como brújula mi pasión por la mediación y la justicia restaurativa, bajo la filosofía de que como seres humanos el conflicto es parte de nuestra esencia, sin embargo, nadie o, casi nadie, nos enseña a como gestionarlos para solucionarlos; con la misión de ayudar a las personas a mejorar sus vidas a través de la solución de sus conflictos y, con la visión de que las personas aprendan a autogestionarse y adquieran habilidades socioemocionales que les ayudará a crear mejores relaciones con las personas que les rodean.

Así que, desde este momento te agradezco mucho tu confianza y ojalá compartas también la misma visión para que juntos podamos construir una comunidad más organizada social y emocionalmente.

¡¡¡Gracias!!!

A %d blogueros les gusta esto: