La importancia de la participación de las personas en mediación.

La mediación, me atrevo a decir que es un modelo de educación socio-emocional para las personas, ya que, al final, les ayuda a comprender y, en el mejor de los casos, a desarrollar valores como la empatía, la tolerancia, el respeto, la solidaridad, la cooperación, a potenciar su autonomía, aprender a resolver conflictos que en el futuro lleguen a tener, y mejorar sus relaciones con sigo mismo y con las personas que forman parte de su comunidad.

La horizontalidad de los MASC

La diferencia que existe entre la función jurisdiccional del Estado y la función restaurativa de los MASC, radica en la presencia de los sujetos en función de su intervención, de esa manera, en tanto que en la primera, la justicia se ejerce con base en la verticalidad donde, por jerarquía, se encuentra primero el Estado, después ofensor, y dejando al último a la víctima y a la comunidad; en la segunda todos los sujetos actúan de una manera más equilibrada, convirtiéndose en una justicia más inclusiva, equitativa y respetuosa de los Derechos Humanos de las personas.